Loading...
English русский Español 中国

El Aura Eterna de las Joyas

Las joyas inspiran respeto y admiración incomparables con cualquier otra cosa. Una pieza de joyería bella y centelleante produce encanto y atrae y retiene la atención de la gente. La persona que lleva la pieza se beneficia de su gloria y son raros aquellos que pueden eclipsar su brillo.
El glamour de las joyas no radica necesariamente en su tamaño. Una pieza grande innegablemente llamará la atención pero es lo no expresado lo que importa por encima de todo. El diseño -- la reunión de las gemas de la naturaleza con la creatividad humana  --  es lo que define y amplía el desenfrenado centelleo que nos deslumbra.
La moda de la joyería ha evolucionado a lo largo de los años, y precisamente cuando uno piensa que se está volviendo repetitiva, se reinventa a sí misma. Con cada tendencia se sube la barra que indica lo que constituye la excelencia, y los parámetros siguen siendo redefinidos. La moda de la joyería personalizada y exquisita, que busca representar a la persona que adorna, es una obra de arte destinada a extender continuamente los límites de la creatividad que le dió vida.
En el diseño de joyería fina resplandecen la visión de diseñador, el esfuerzo invertido en ensamblar una pieza, la mera atención a los detalles, el deseo de hacer que una pieza sea diferente y más elegante de lo que ya se ha hecho. La creatividad nunca es redundante. Busca superarse a sí misma en cada paso. Esta es la marca distintiva del compromiso con la calidad por excelencia y más allá.
Los diseñadores pueden jugar con un montón de materiales y salir con una pieza que es un coctel de brillantes piedras preciosas montadas en un material que resalta lo mejor del diseño. El resultado es una mezcla embriagadora y cautivante. El oro, en sus variantes de amarillo, blanco o rosado, es muy solicitado en joyería, predominantemente con piedras preciosas.
Los diamantes han sido y siguen siendo las gemas más reverenciadas y deseadas. Diamantes de diferentes tamaños se cortan para resaltar el verdadero brillo de la piedra y el encanto de la pieza. Montadas en oro, estas gemas especiales para la joyería fina elevan el cociente de glamour de la persona que las lleva, sin el mayor esfuerzo.  Es el efecto del prístino y resplandeciente glamour de una pieza bien diseñada.
La joyería hecha a mano es valorada como resultado del proceso y es una maravilla en sí misma. Le da al cliente algo que está muy lejos de la cadena de montaje. Para mucha gente, sus joyas representan lo que ellos mismos son. Tiene que ser algo que destaca de lo ordinario. Son trabajadas y desarrolladas teniendo en mente las aportaciones del individuo sobre qué es exactamente lo que busca. Es anhelada por personas con gustos refinados y desarrollados. A menudo, es la sola iniciativa del diseñador de urdir magia con los materiales para una pieza exclusiva que recoge elogios tanto de los empleadores como del público.

El Aura Eterna de las Joyas