Loading...
English русский Español 中国

Los Colores del Oro


El oro puro se reconoce por su color amarillo brillante y por su brillo, tradicionalmente considerado atractivo en la industria de la joyería: lo más importante para el diseñador de joyas es que esencialmente mantiene sus propiedades características para siempre, ya que este metal no se oxida en el aire o el agua. Sin embargo, con el oro es fácil crear aleaciones con otros metales, aleaciones que tienen  propiedades metalúrgicas modificadas, y lo que es más importante para el diseñador de joyas, diferentes y exóticos colores.
Aleaciones comunes de oro de color como el oro rosa pueden ser creadas adicionando diversas cantidades de cobre y plata (ver el diagrama abajo, tomada de Wikipedia Commons). El popular oro blanco  es una aleación que contiene paladio o níquel (aunque como este último es tóxico, su uso está estrechamente controlado por la legislación de varios países). Menos común es la adición de manganeso, aluminio, hierro o indio, así como la de otros elementos, que producen más colores inusuales de oro.
El oro puro (24k) es un metal extremadamente blando, y muy probablemente los antiguos ornamentos fueron creados por el hombre primitivo recogiendo el oro encima de la tierra y simplemente golpeándolo con una piedra u otro instrumento. Hoy, sin embargo, es por lo general aleado con metales de base para su uso en joyería, para cambiar su dureza y ductilidad, su punto de fusión, su color, y otras propiedades. Las aleaciones con menor caratage, por lo general 22k, 18k, 14k o 10k, contienen altos porcentajes de cobre u otros metales be base, plata o paladio. El cobre es el metal base más comúnmente utilizado, dando un color rojo: oro de 18 quilates, que es una cuarta parte cobre, se puede encontrar en joyas antiguas y Rusas; este metal tiene una clara, aunque no dominante, fundición de cobre, y es llamado oro rosa; una aleación de 14k de oro y cobre es casi idéntica en su color a algunas aleaciones de bronce. El oro azul se produce combinando hierro y oro púrpura, pero generalmente sólo se usa en aplicaciones muy especiales ya que esta aleación de oro es muy frágil y difícil de trabajar en la fabricación de joyas. Las aleaciones de oro de 14 y 18 quilates con solo  plata son de color amarillo verdoso y se les refiere como oro verde. Una aleación de oro blanco de 18 quilates que contiene 17,3% de níquel, 5,5% de zinc y 2,2% de cobre tiene apariencia plateada. Sin embargo, Debido a la toxicidad del níquel, se consiguen aleaciones alternativas de oro blanco, basadas en paladio, plata y otros metales blancos, pero son más caros debido en gran parte al paladio, que es más costoso que el níquel. Aleaciones de oro blanco de alto quilate son mucho más resistentes a la corrosión que las de plata pura o plata sterling. En un uso muy inusual y novedoso de la variedad  de colores del oro, el arte japonés de Mokume-gane explota los contrastes de color entre las aleaciones de oro de color laminado para producir efectos decorativos de grano-madera (ver artículo en Mokume-gane).