Loading...
English русский Español 中国

Sobre Tal Azulay

Inspiración Dorada

El más blando de todos los metales preciosos, codiciado originalmente por su brillante  y dorado color, paradójicamente, a través de su rica historia se ha aferrado fuertemente en la imaginación humana y en nuestras obsesiones.

Un símbolo de poder, abundancia y de una conexión terrenal con un ser superior, este metal precioso también se ha asociado con una trampa para quienes lo poseen, causando que eras y civilizaciones enteras se precipiten a un fin dramático y abrupto.

El rico pasado del oro comenzó hace más de 5000 años en Egipto, por entonces responsable del 80% de la producción del oro del mundo. Su uso confinado a los círculos sagrados de faraones y dioses representaba pureza y eternidad a través del dios del sol 'Ra' de quién se creía ser tangible en esta forma.

Sirvió más adelante para obtener poder sobre sus aliados y eventualmente, para la formación de pesos estándar y su utilización como dinero.

Después del descubrimiento de los romanos de cómo refinarlo y utilizar el oro casi puro para sus monedas, el sistema de clasificación del quilate (Karat) que conocemos hoy en día, fue creado en Bizancio (Turquía) donde su moneda fue dividida en 24 "Keratia".

El imperio Inca, (siglo XIII d.C.) fue otra poderosa civilización que adoraba el sol. El oro representaba el sol (su dios y creador supremo). Las asociaciones con fertilidad y poder continuaron hasta su abrupto deceso precipitado por las órdenes dadas por el rey Fernando a los conquistadores españoles: “consigan el oro, humanamente si es posible, pero a todo precio -consigan el oro.”

Las mismas tierras que Tal Azulay llama su hogar se filtran en esta historia antigua del Oriente y de los orígenes del metal encantador. Como hombre joven, él comenzó a expresar su creatividad a través de la pintura y la escultura antes de ser cautivado por la duradera y mágica alianza de la región con su metal más atesorado. El “oro transformó la manera en que podía expresar mi creatividad”

El secreto del éxito cada vez mayor de la compañía es la combinación de este metal precioso con seductivas piedras preciosas.

“Los diamantes son mis favoritos y los diamantes coloreados en negro, rosado, amarillo y marrón están ganando popularidad; dan a los diseños una brillantez que otras piedras preciosas no pueden dar.”

“El oro permite que exprese mi creatividad sin los límites del diseño - por eso amo trabajar con él. Cuando una idea viene a mí, no puedo dormir por 2 a 3 noches, me excita  enormemente el saber que mi sueño será vuelto realidad. Cuanto más complejo el diseño, más largo es el proceso y más satisfacción obtengo de la pieza terminada."

Hasta el presente, el oro sigue siendo una fuente de inspiración - entretejiendo y mezclando historia con eternidad.